Jerez, 27 de septiembre de 2019

La Junta de Andalucía excluye a las personas sordas del sistema educativo

  • Adelante denuncia que la Junta de Andalucía no ponga a disposición de las personas sordas los recursos necesarios para la integración real en el sistema educativo andaluz. La coalición trasladará dicha problemática al grupo parlamentario Adelante Andalucía.

  • Apesorje reivindica la creación de un centro bilingüe en la provincia en el que los profesores estén formados adecuadamente y trabajen por la “integración real de la comunidad sorda, en el que no sepamos quién es sordo y quién es oyente”.

Adelante denuncia la falta de recursos por parte de la Junta de Andalucía en el sistema educativo público para la integración real de las personas sordas. Durante una reunión con Apesorje, la asociación de personas sordas de Jerez, la coalición de izquierdas ha conocido que el Centro Específico de Educación Especial para sordos -aunque trabajan con más discapacidades- carece de intérpretes de lenguas de signos para atender las necesidades de los alumnos sordos. Para Adelante es “gravísimo” además de “vergonzoso” que la Junta de Andalucía no cumpla con la ley para la integración real de las personas sordas y los arrastre a la exclusión y a la desigualdad. Así como, han explicado que en los centros educativos públicos la situación no cambia mucho porque “existe una ausencia total de mediadores y al profesorado de necesidades especiales sólo le exigen el Grado de Magisterio”. Es por ello que Adelante Jerez trasladará dicha problemática al grupo parlamentario Adelante Andalucía para que reivindique ante la Junta de Andalucía “las necesidades de la formación educativa de la comunidad sorda”.

Aseguran desde Apesorje, Alejandro Fernández, que “la educación en Jerez para el alumnado sordo no funciona como debería y está ahora mucho peor que antes de la crisis porque la ley de la lengua de signos aunque está reconocida no se lleva a cabo y ésto se ha acrecentado en los últimos años. De hecho, a los profesores de necesidades especiales se les exige únicamente el grado de Magisterio”. Es por ello que “los alumnos no pueden adquirir, ni siquiera, los conocimientos básicos y cuando llegan a la secundaria se encuentran ante una situación de total desventaja”. De hecho, desde Apesorje argumentan que aunque no son conocedores del número exacto de sordos que estudian en tal centro aseguran que “cada vez tienen menos alumnos” porque los resultados son negativos. Alejandro Fernández se lamenta porque “los profesores no saben casi nada, todo muy básico y, sin embargo, las personas sordas podemos adquirir conocimiento de la misma manera que las personas oyentes, trabajar igual e irnos de Erasmus, por ejemplo”.

Alejandro Fernández defiende que las necesidades educativas para personas sordas no se suplen simplemente con un intérprete, ya que cada etapa educativa requiere unas necesidades adaptadas a las diferentes edades en las que se encuentran los escolares. Fernández explica que “es muy importante en las primeras edades la figura del mediador comunicativo para los alumnos sordos porque no son neutrales como es el caso de los intérpretes que es la figura más adecuada para la etapa del instituto”.

Apesorje asegura que “lo más adecuado para la formación educativa de las personas sordas es la creación de un centro bilingüe, donde los profesores estén formados a nivel específico y puedan convivir alumnos sordos con oyentes. Estamos luchando por eso”, aclara Fernández. Actualmente, -explica Alejandro- existen centros bilingües en otras ciudades como Madrid que “funciona maravillosamente bien donde no se sabe quién es oyente y quién es sordo. Ésa es nuestra meta: la integración real. En Andalucía, por ejemplo, estos centros existen en Málaga, Jaén y Almería, aunque no son bilingües al cien por cien porque desarrollan una pedagogía terapeútica, y no se trata de una integración real”.

Desde Adelante Jerez se denuncia la falta de sensibilidad de la Junta de Andalucía con las necesidades y deficiencias educativas para personas sordas, arrojándolos a la segregación y a la desigualdad con respecto al resto de los ciudadanos. Es incomprensible que desde las Administraciones no se trabaje para la integración real de cualquier colectivo que se encuentre en situación de exclusión. En este sentido, el coportavoz de Adelante, Ángel Cardiel exclama que “no es de recibo que en nuestros centros educativos estén excluidas las personas sordas por no contar con el personal adecuado. La falta de monitores, mediadores e intérpretes hace que las personas sordas estén excluidas y marginadas en las aulas de nuestro sistema público de educación”.